¿Cómo Hacer Un Cuadro De Mando?

Lo sé, lo sé… lo ideal sería tener una herramienta mágica que cree automáticamente un fantástico tablero que puede resolver todos tus problemas.

Desafortunadamente, es un gran error empezar a utilizar una herramienta y que, inmediatamente, comience a insertar indicadores, gráficos y tablas al azar. **¡Es inútil!**El secreto para configurar un tablero es crear primero un measurement plan o un plan de medición.

El plan de medición

En pocas palabras, un plan de medición es un documento que traduce tus principales objetivos empresariales en métricas que pueden medir en tu sitio web.

Proporciona un marco, no solo para una configuración personalizada de tu análisis web, sino que también forma parte vital de una estrategia de marketing digital más amplia. Esto luego determina cómo tus canales digitales se adaptan mejor para lograr tus KPI.

Sin un plan de medición sería como ir a ciegas en tu negocio. Sin él no podríamos saber:

  • Los objetivos de negocio y estrategia.
  • El desempeño y los compromisos de las estrategias (KPIs).
  • Las métricas de medición.

Entonces, la forma correcta de implementar paneles es, en primer lugar, crear un plan de medición, implementarlo tanto en web como en Google Analytics, y luego extraer/vincular información usando herramientas para crear dashboards.
Como dijo Avinash Kaushik, evangelista de Google, un plan de medición consta de 5 pasos:

  • Objetivos.
  • Estrategias y tácticas.
  • KPI.
  • Segmentos.
  • Target.

1 Objetivos

Siempre debemos partir de los objetivos, que deben ser, según las pautas originales de Avinash, DUMP (Doable, Understandable, Manageable, Beneficial). 

Es decir:

  • Realizables.
  • Comprensibles.
  • Manejables.
  • Beneficiosos.

Estos son buenos ejemplos de ello:

  • Incrementar las ventas.
  • Aumentar el tráfico de marca o brand awareness*.*
  • Captación de leads cualificados.
  • Maximizar el ratio de fidelización, social engagement o mejorar el impacto socialmente.

2 Estrategias y tácticas

Una vez definidos los objetivos a alcanzar, necesitaremos definir las estrategias para alcanzarlos a través unas tácticas, donde sucesivamente se monitorizarán a través de acciones**.**

Veamos un ejemplo: si el objetivo es incrementar las transacciones online en un trimestre de un 10%, una estrategia podría ser la de buscar un segmento de potenciales clientes en un nicho de mercado X, y la táctica será a través de un canal de marketing o un conjunto de canales (content marketing, publicidad de banner, etc).

3 KPI (Key Performance Indicator)

Aquí están los famosos indicadores clave de desempeño (del inglés “Key Performance Indicators”), a través de las cuales medimos nuestras estrategias y tácticas.

Hay que saber diferenciar entre los distintos tipos de KPIs:

  • KPI de marketing*:* ROAS (Return On-Ad Spend), retorno de cada 1Q. gastado de publicidad.
  • KPI de ventas*: *ROI (Return On Investment), retorno de la inversión.
  • KPI offline: ratios financieros/económicos, indicadores logísticos o de productividad, comerciales.
  • KPI de micro-conversión*:* ratio de consultas de detalles de fichas de productos visualizadas, ratio de acciones referente a un post de un blog, ratio de scrolling x% totales que se han recibido en un determinado post.
  • KPI finales**:** Tasa de conversión del canal de marketing X, CPL (Coste per Lead), CPA (Coste por Adquisición).

4 Segmentos

No solo necesitamos monitorizar lo que las personas hacen en nuestros proyectos digitales, sino que necesitamos saber a qué segmento pertenecen, qué subconjunto o condiciones coinciden.

Como por ejemplo: rango de edad, fuente de tráfico, ubicaciones geográficas, dispositivo móvil o de escritorio, audiencia masculina o femenina…

Los segmentos son más efectivos si se desarrollan como parte de la fase de KPI del plan de medición, por lo que es recomendable establecer los KPI relativos a los diferentes segmentos.

5 Target

Esta es una de las partes más difíciles. Definimos Target como una meta a alcanzar, que temporalmente se encuentra entre la medición de su desempeño hasta que conseguimos aumentar los niveles de rendimiento en la empresa. En definitiva, es cuantificar en valores numéricos los indicadores KPIs.

Para ello, los objetivos de nuestro Target deben estar bien definidos, factibles y, sobre todo, delimitados dentro de un marco de tiempo.

Por ejemplo: “Quiero aumentar la facturación en un 10% en 6 meses”, no es lo mismo que “Quiero aumentar la venta de 100.000 unidades para este finde*”*.